Barón De Ley Finca Monasterio Crianza 2008 (Rioja)

barón-de-ley-finca-monasterio-crianza-2008-rioja-tinto

1 comentario:

  1. Magnífico crianza con toque muy clásico perfecto para los chuletones con los que lo acompañamos.

    Barón de Ley es una bodega de Mendavia (Navarra) construída sobre la margen izquierda del río Ebro, fundada en 1985 e inspirada en los “châteaux“ de Médoc.

    Nota de la Bodega.-
    Finca Monasterio se elabora a partir de uvas procedentes exclusivamente del viñedo de nuestro Monasterio benedictino del siglo XVI en Mendavia (Rioja Baja). Plantado en 1.985, este viñedo ha entrado ya en su fase óptima de producción de gran calidad, máxime habida cuenta de la exigente viticultura que practicamos en el mismo, con emparrados altos, podas restrictivas y aclareos manuales, que nos llevan a rendimientos muy limitados (alrededor de 4.000 Kgrs/Ha.). Todos estos factores, más un clima de marcada influencia mediterránea, dan como resultado excelentes maduraciones tanto en términos de azúcar como de polifenoles.

    Variedades:
    80 % Tempranillo y 20 % otras, vendimiadas a mano en cajas de 15 kgr.

    Elaboración:
    Tras su vendimia manual en cajas, las uvas llegaron a bodega en perfecto estado, pasando por nuestra mesa de selección, donde aproximadamente se descartó un 20 % de la uva. La uva restante fue despalillada y pasó a nuestros depósito de acero inoxidable para fermentar a 30 º C, con continuos remontados y cata diaria de los mostos. Tras una maceración adicional de dos semanas, se llegó a una excelente extracción de color, obteniéndose un vino joven de gran potencia y proyección con sorprendente redondez.

    Crianza:
    La crianza fue de 18 meses en barricas nuevas de roble francés, y posteriormente 6 meses en “foudres” de 10.000 ltrs. de roble francés, ideales para potenciar las notas frutales de este vino. Finca Monasterio fue embotellado sin ser sometido a filtrados o estabilizados, por lo que puede presentar sedimentos de origen natural.

    Notas de Cata:
    De profundo color rojo cereza picota, aún con ribetes violáceos en el borde de la copa, resulta enormemente seductor en nariz, con un auténtico despliegue de frutas negras acompotadas y trazas de torrefactos y crema pastelera que evolucionan dan paso a notas más especiadas. En boca, su gran presencia y volumen nos recuerdan su corte mediterráneo, con taninos redondos y golosos que dan vía a un final persistente y equilibrado final, con fruta y delicados tostados.

    ResponderEliminar

Siéntete libre de comentar lo que quieras
Puedes hacerlo también en losvinosdemanu@hotmail.com